lunes, 1 de diciembre de 2008

5-REVOLUCIÓN Y "CONSCIENCIA"-Las Castas en la India


En nuestros tiempos

La sabiduría actual de la India nos habla de que hay cuatro castas en donde se desarrolla la actividad humana, la de los sudras o campesinos y artesanos, la de los vayshas o comerciantes, la de los kshatryas o guerreros y reyes y por último la de los brahmines o sacerdotes; más allá de éstas y fuera del cuerpo social se encuentra la de los parias o intocables. Con las primeras cuatro se formaría el cuerpo de Brahma, el cuerpo de Dios, el hombre social total en términos para-sociológicos, la de los parias no cuenta.

La mítica Edad de Oro
Si volvemos en el tiempo a la antigua sabiduría de la India, ésta nos dice que en la Edad de Oro- pasada época histórico-mitológica en donde el hombre habría existido en plenitud en el casi mismísimo Paraíso en comunión con el Universo y sus poderes- estas castas habrían permitido el desarrollo armonioso de toda la actividad humana.

Las castas no habrían sido en ese idílico mundo un asunto de categoría económica así como lo entendemos hoy; sino exclusivamente de función social, del hacer personal y grupal en contraposición a nuestra ´Era de Repúblicas-Hipermercados´ en que se divide a los hombres de acuerdo a ´la guita´ (las monedas) que tengan, en la típica calificación del ABC1, C1, C2, C3, D, E y en la clase XZ-9 en donde se encuentra sin duda el que escribe (obvio, puro jurel en tarro* de ese de ´tres por luca´, un tomate picado y vino en caja que da tiritones)

* Very tipical chilean fish enlatado similar a la caballa; pero de sabor más suave/tres tarros por US$ 1.50.
Es así que en aquel mundo cuasi-perfecto, con todo lo paradisíaco que pudo haber sido, de todas maneras se habrían generado las conductas humanas en base a dos principios claramente diferenciados y que se graficarían más claramente con la imagen de un reloj de arena y su figura de ocho con una angostura que une a los dos círculos que lo conforman.

El reloj de arena del edificio social

La parte superior del reloj de arena siempre disminuye y se vacía de acuerdo a la omnipresente ley de gravedad y la que está en la base siempre acopia y aumenta por igual razón. De la misma manera en el reloj de arena social, en la base se encontrarían las castas de los campesinos-artesanos y comerciantes y en las de arriba, la de los guerreros-reyes y sacerdotes ¿me sigue?

Las dos castas que cimientan él cuerpo social todo lo generan en base al egoísmo, en base al interés propio,´al acopio´; grafica mejor esta situación un refrán usado en China para negociar: ´Tú me pides el cielo y yo te doy el suelo´ ¿se entiende?

Economía de libre mercado

El mejor comerciante es sin duda aquél que obtiene más y mejores ganancias de sus operaciones comerciales. ¿De dónde viene este excedente?: de negarle por algún método a los otros que forman parte de su sistema de generación de recursos, lo que en un sistema comunitario por ejemplo, sería repartido en partes iguales a cada uno de sus miembros (como en el Paraíso antes que Caín le diera a Abel con la mandíbula de burro en el mate, después de eso partió la libre empresa sin duda).

Come back to Macondo nuevamente: en nuestros propios tiempos, los políticos a su servicio deforman todo el sistema de reglamentación del Estado para que el excedente en favor de los vayshas sea cada vez mayor, de ahí que estos últimos les financien tan alegremente las campañas políticas y luego a esperar que les devuelvan la mano de a poquitos o de a muchitos estos supuestos representantes nuestros. ¿Usted cree que es casualidad que nuestro país sea uno de los que ostentan los más altos índices de desigualdad en el mundo?: de ninguna manera, es simplemente porque bajo la óptica del egoísmo del vaysha es lícito ´negar al otro en la relación´, ese es el secreto de un buen comerciante y para eso un gasto más en el costo final de su producto será el financiamiento de sus pupilos en el Congreso (¿se aprobará alguna vez una Ley sobre Enriquecimiento Ilícito?).

En el caso de nuestro Chile (¿todavía quedará algo sin vender?) los buhoneros se apoderaron de todo y el supuesto éxito nacional entre las naciones es el de un supermercado de barrio eficientemente gerenciado, un edificio social en el que se ha usado como mortero el egoísmo, humanamente es un patético fracaso, económicamente un éxito.

Hoy en día en lo práctico, eso se hace por ejemplo controlando el sueldo mínimo (ojalá que sea mínimo, mínimo), reduciendo o acabando con las conquistas sindicales, con las horas extras no pagas y si no te gusta ¡Chao no más! habrá muchos otros giles esperando para ser mis esclavos, perdón, mis empleados y mil y otras argucias de cuasi-asaltantes de caminos (sin meternos en el despelote de las universidades del Estado pagadas*, que eso da para otra historia)./

* En Chile alrededor de US$ 500 mensuales, incluyendo: US$ 300 de mensualidad, diferencia: libros y alimentación primaria; sueldo mínimo para los trabajadores US$ 200 aprox./salud pagada/un kilo de pan US$ 1) (Nota 1)

Los sudras o campesinos-artesanos a su vez operan de maneras parecidas en sus campos, talleres y negocios; cuando les va bien se llaman ´microempresario´, a ese que aguardan por horas los trabajadores en espera de su pago semanal y que muchas veces no llegará hasta la otra, porque se fue de farra por ahí con la plata de sus cuatro peones (US$ 10 diarios trabajando en negro)

Como las gaviotas

Por aquí por mi tierra, los pescadores nos muestran cada día cómo funciona el sub-sistema del lucro personal: al igual que las gaviotas, se pelean a tirones y picotazos los cada día más disminuidos pescados que logran capturar y en una vorágine de dinero fácil, que les provee de camionetas 4x4 último modelo, casas, tierras y otros bienes, simultáneamente mendigan los proyectos estatales, la atención gratuita en el consultorio y la caja de mercadería entregada por la ayuda social de la municipalidad, sin hablar de la casa construida por subsidio y que arrendarán luego a los turistas en el verano y ojalá también en invierno; si pueden apañar un puesto en la Municipalidad para alguno de sus hijos por apoyar en la campaña al candidato de turno la pesca estará excelente y mejora aún más el cuento el que no tributarían directamente de modo alguno, mientras tienen entradas similares al sueldo de cualquier gerente de una gran empresa transnacional. De Ripley.

Ahora si les cuento la historia del alcalde de otro pelotillehue nacional que hasta el año pasado habría otorgado pensiones asistenciales con el compromiso de que los ancianos beneficiados usaran todo el dinero comprando en el almacén de su hijo, ¿no le parece que en vez de alcalde debería llamarse empresario y uno muy bueno sin duda? Porque de ser un buen negocio ¡pardiez que lo es hijo! Ahora que su nene le daba las mercaderías a los abuelitos, claro que se las daba; ¿pero será lícito beneficiar así a los parientes? De ser legal es legal, ¿pero será etico-legal? Alrededor de tres mil pensiones por mes (cada una US$60), por un año, por cuatro años, se pone interesante ¿no? Y eso que es un ratón de pueblo chico no más.

´¡Más mejor!´ vuelvo a la Época Dorada. Seguimos: más allá del “anillo-del- egoísmo´ (en donde se une el círculo de abajo con el de arriba), en la parte superior del reloj de arena social, habríamos tenido a los guerreros-reyes y a los sacerdotes, ellos todo lo habrían generado en base al desapego y a la renuncia, para ellos su felicidad habría sido el cumplimiento de su “dharma”, de su deber, suena que eran medio raros ¿no? (¿raros empieza con h...? se escucha desde la platea) (con b...de boludos si usted lector de otros pagos no entiende).

En nuestra propia historia nacional don Arturo Prat Chacón es un ejemplo claro de esta actitud del cumplimiento del dharma; sin duda alguna él fue un kshatrya de la mejor ley. Más allá de la imagen acartonada que nos da la historia oficial, su vida es digna de conocer y valorarla en su justa medida por todos nosotros ¿cuantos Prats tenemos hoy en Chile? (héroe nacional chileno, capitán de marina quien murió en la guerra en contra de la Confederación Perú –Boliviana defendiendo su barco en desigualdad de condiciones).

Don Bernardo O´Higgins y don José de San Martín, marcharon al exilio sin un peso luego de haber forjado a nuestras naciones, cumplieron su “dharma” y desaparecieron... ¡Qué grandes que fueron! Si recorremos la historia de nuestros vecinos encontraremos a muchos más que fueron fenomenales al respecto: el venezolano Simón Rodríguez (quien también estuvo en Chile), Artigas y tantos otros...ya me acordé de uno quien vivió hace poquitos años: el padre Hurtado (sacerdote jesuita chileno) y su obra social del Hogar de Cristo.

Cuentan que así fue en la Edad de Oro..., más allá de la época histórica, se sumerge su recuerdo en la leyenda; sin embargo la división de los hombres en castas ha permanecido hasta nuestros días, siguen existiendo los campesinos-artesanos, los comerciantes-empresarios, los guerreros-soldados –presidentes y los sacerdotes; pero a mi modo de ver y de acuerdo a la experiencia colectiva de los últimos cientos de años nuestra cultura mundial y nacional está regida actualmente por la óptica de los vayshas, por la casta de los mercaderes, banqueros, empresarios y mercachifles varios. Son ellos los que ponen la tapa y le cortan el tiraje a la chimenea social, al reloj de arena social. A partir de ellos y de su visión del mundo se organizan las otras, son ellos los que ponen el telón de fondo donde se generan las sub-castas, tenemos entonces que podríamos nombrarlas como sudras-comerciantes, vayshas-comerciantes, kshatryas -comerciantes y brahmines-comerciantes.

Nuestras culturas y la nuestra en particular son culturas del dinero, del egoísmo y es natural que a sistemas como éstos no se les pueda pedir más que ´la negación del otro en la relación´. Educación del y para el dinero, medicina del y para el dinero, cultura del y para el dinero, deporte ídem y todas las actividades humanas generadas en base a este parámetro. Vivimos casi sub-humanamente en la base del reloj de arena, con el tapón de los mercachifles y buhoneros sobre nuestras cabezas, con la atmósfera viciada por sus chimeneas y su depredación, su pequeñez, su cultura del Cartier, sus viajes a ninguna parte a paraísos de plástico, alucinados por el Becerro de Oro y su culto en el que sus devotos: brahmines, kshatryas, vayshas y sudras disfrutan de su protección; allá lejos, bajo los puentes, vendiendo helados en las micros, en las calles, en los rincones escribiendo boludeces vivimos nosotros los parias.

Dicen que en la Edad de Oro, el hombre-dios vivía en el Paraíso; ninguno en especial; todos y cada uno plenos de sabiduría , en comunicación directa con los poderes y las posibilidades infinitas del Universo. Cuentan que en un momento del tiempo nos quedamos dormidos, se produjo “la-caída” y ya no recordamos nunca más quiénes éramos, habría comenzado entonces el Kali-Yuga, la oscura Edad del Hierro en donde ´la iniquidad será la norma´, en donde ´el culto al dinero corromperá a todos los hombres´, ´en donde los padres venderán a sus hijos..´, perdimos al y el centro de todo, a nuestro propio centro, el “corazón-compasivo”, la única real posibilidad humana: la "compasión”, la que nos hermana a todos los seres y todo se nos fue a la cresta...

Una historia que desde la mitología nos da una respuesta para nuestro mundo actual, nos explica la razón de lo que nos sucede y nos dice que vendrán tiempos mejores, que este estado de cosas no durará para siempre...

Algunos han pretendido apurar el proceso o por lo menos aliviar en parte las duras condiciones actuales de la humanidad, como Los Libertadores por ejemplo; en tiempos más modernos y a su manera, Ernesto Guevara de la Serna y otros; sin embargo habría otro método aún más efectivo para producir cambios reales y duraderos: el método de la “consciencia”, el que por medio de ampliar la mirada colectiva, el "enfoque”, generaría nuevas realidades, nuevos sistemas inerciales, nuevos tiempos, nueva masa-tiempo; aparentemente no tendría potencia o muy poca, pero se ha escrito: ´La pluma es más poderosa que la espada´ y más poderosa que ésta es la “consciencia”.

Dicen que en la Edad de Oro los kshatryas y los brahmines habrían sido felices al cumplir con su “dharma”; ¿para qué habrían regateado los kshatryas-guerreros-reyes si ellos con la fuerza de su brazo habrían conquistado la tierra entera si fuese su voluntad o conquistado el Universo entero con su mente los brahmines-sacerdotes...? ¿Por qué no lo habrían hecho? Es simple, porque estaban hechos para servir al cuerpo social, esa habría sido su felicidad...

¿Cómo saber hoy en día quién es quién?

Sin duda puede reconocérselos a través de su recto cumplimiento del deber y por su dinero, su egoísmo y sus Cartier de veras o de imitación a los vayshas y a los sudras.

En estos días en que se discute acerca de la conveniencia de que parientes y amigos del presidente hagan negocios con el Estado, en que se discute sobre la fortuna del anciano jerarca y su familia (Pinochet), en que se ve que el famoso pronunciamiento patriótico habría sido en verdad sólo para agarrar su parte de la torta como cualquier banda de cuatreros, en que los políticos antiguos y modernos y sus familias son dueños de las empresas y/o miembros de sus directorios pasando en dos o tres generaciones de pobres a magnates, en que las municipalidades son cuevas de Alí-Babá, en un país donde cada cosa es pagada o negociada: avenidas, cursos de agua y ya pronto sin duda alguna se pondrá un Tag por respirar a cada niño que nazca; existe para cada uno de nosotros la opción de la renuncia y el desapego, la opción que nos haría seguir “el-camino”, el “do” de las artes de Oriente... Para cultivar el camino del kshatrya o del brahmín... Se destaparía la chimenea y todo funcionaría otra vez normalmente y el panadero iría a sus pasteles y el buhonero a sus baratijas; pero ya no estarían en el senado, ni en la casa de gobierno, ni en las municipalidades, sino en sus actividades lícitas de vayshas y sudras, se generarían bases estables para refundar a la República y el ciudadano podría ser el objetivo último del Estado.

Dicen que aún existía una posibilidad ulterior en la Edad de Oro, ir más allá de las castas; pero eso es algo que sólo podemos suponer que existió... Difícilmente sepamos cómo se vive el mundo desde ese estar.

En la plenitud del Kali-Yuga: ´Los padres venderán a sus hijos...´; me hizo recordar esta profecía a Michael Jackson y a Lavanderos y sus ciento cincuenta millones... (senador chileno enjuiciado por abuso de menores y que estos días pagará US$ 300.000 a supuestas vìctimas)).

No va más, me voy a preparar un mate con mi Taragüi (va gratis el avisito) y en el PC se escucha a Rubén Blades y Maná.

Desde Chile

Juan Contreras Bustos

P.D. 1: mi preferido es Joda master...

P.D. 2: El servicio público es incompatible con el dinero.

18.09.04


(1) Al 12 de marzo del 2008, los valores aproximados se han modificado sustancialmente; la mensualidad de una carrera de éxito puede llegar a los US$ 1.000, libros (debería decir papelería) y alimentación US$ 300 /sueldo mínimo US$ 300/salud pagada/un kilo de pan US$ 2/un tarro de jurel US$ 2.






Entradas populares última semana